¿Qué hacer para calmar un ataque de Ansiedad y Pánico?

 

Los ataques de ansiedad o crisis de pánico se pueden confundir fácilmente con otras enfermedades, como el infarto de miocardio, trastornos respiratorios, problemas de tiroides, etc. Por ello, ante sintomatología ansiosa aguda (dificultad para respirar,taquicardia, mareo, etc.), lo primero es descartar patología somática, siguiendo los consejos y recomendaciones de su médico.

Aunque parezca contradictorio, estos ataques suelen pueden aparecer en el momento del día en que uno está relajado y ha acabado con todas las obligaciones. Suelen durar entre 15 y 30 minutos y se suelen haber sufrido ataques parecidos en otras ocasiones.
 

Los ataques de Ansiedad o crisis de pánico suelen durar entre 15 y 30 minutos.
 

Una vez confirmado que el ataque que sufre es de ansiedad, puede seguir las siguientes recomendaciones para controlarlo:

  • Respire despacio y profundamente (el respirar deprisa y entrecortadamente puede agravar su sensación de mareo). Puede ayudar respirar dentro de una bolsa de papel puesta sobre su boca. Inspire por la nariz llenando el abdomen y expire lentamente por la boca.
  • Busque un sitio tranquilo, túmbese o póngase cómodo, ponga música relajante y piense en situaciones agradables.
  • Hable con alguna persona de su confianza, que conozca lo que le sucede y que tenga instrucciones de cómo ayudarle.
  • Si ha aprendido con su terapeuta técnicas de relajación es el momento de ponerlas en práctica (relajación progresiva de Jacobson u otras similares).
  • Si ha aprendido con su terapeuta técnicas de control de pensamiento, aplíquelas.
  • Un ansiolítico, de absorción rápida puede ayudar a acortar la crisis. Hable con su médico de cuál le aconseja y téngalo siempre a mano.

 

Consejos para prevenir el ataque de ansiedad o crisis de pánico

  • Evite todo lo posible el café y los estimulantes
  • Practique ejercicio. Salga a caminar, correr, al gimnasio, cualquier tipo de deporte le vendrá bien
  • Busque ayuda profesional: Debe tratar su trastorno de forma adecuada y profesional, con psicoterapia y medicación (si hace falta)