El término “medicina” es sagrado. En general, para que algo sea considerado como medicina, tiene que ayudar a curar o corregir algún tipo de problema. Las personas dependen de ello. Es por eso que no puedes ir a tu su patio trasero o jardín más próximo, tomarte el primer trozo de corteza que veas y llamarlo medicina. No lo es. Es corteza. Cuando alguien tiene ansiedad  o cualquier problema de salud mental,  dependerá de la medicina en muchos aspectos para la supervivencia, y es por eso que bajo mi punto de vista resulta poco ético y potencialmente peligroso referirse a la “Homeopatía” como un medicamento para curar la ansiedad. Si bien es cierto y no niego que un té o un vaso de leche ayuda a calmarnos, ayuda, ¡Si!, pero nada más.

¿Qué es la Homeopatía?

La medicina homeopática está en todas partes. Encontrará la medicina homeopática disponible para casi cualquier dolencia como el resfriado común y la gripe, así como para otros problemas más graves, como la ansiedad, la depresión, e incluso el cáncer.

Puede que incluso hayan comprado y tomado un medicamento homeopático sin darse cuenta. A menudo se vende en las  farmacias, añadiendo legitimidad al producto. Algunos medicamentos para el resfriado y la gripe están etiquetados como “medicamento homeopático” en letra pequeña.

Puede encontrar comúnmente medicina homeopática para la ansiedad a través de las tiendas de alimentos naturales, así como las farmacias de todo el país.

Para aquellos con ansiedad que no están dispuestos a tomar drogas que cambian la química del cerebro, la idea de la medicina homeopática puede ser atractiva, incluso para los escépticos. Las personas con ansiedad a menudo se encuentran desesperados por encontrar ayuda, y están dispuestos a recurrir a algo que no es propiamente un fármaco para ver lo que puede hacer. Pero la medicina homeopática no es algo en lo que podamos tener muchas esperanza.

  • Seguramente sepas que la medicina homeopática se considera “medicina natural”.
  • Seguramente no sepas que en España los medicamentos homeopaticos solo tienen que demostar su inocuidad para ser considerados como tal. Si buscamos el significado de “inocuidad” nos dice que “es la incapacidad para hacer daño”, ¿Solo eso?, Pues ¡Si!, solamente tienen que demostar que no son dañinos, no hace falta comprobar que son beneficiosos,  de echo no hay ningún estudio que avale su eficacia. Mas claro agua, ¡Nunca mejor dicho!
  • Posiblemente no sepas que las diluciones de los medicamentos homeopaticos los convierten en meros excipientes sin principios activos, es decir que son puro placebo. Además las empresas que se encargan de su fabricación no han presentado ningún estudio que los avalen.
  • Lo que quizás tampoco sepas es que a fecha de marzo de 2015, es España, ningún producto de los 19.000 presentados para su registro (respaldados por el real decreto 2208/1994) recibió la autorización para su comercialización, peso a ello se venden en farmacias y son recetados y aconsejados por muchos profesionales de la salud como medicamentos homeopaticos.
Medicamento homeopático mal etiquetado.

Medicamentos homeopáticos mal etiquetados.

La historia de la homeopatía

Samuel Christian nació en Sajonia, Alemania en 1755. Fue un estudioso de la química y la medicina en varias Universidades como en Leipzig, Erlangen y Viena.
En varias ocasiones había manifestado la necesidad de probar productos o sustancias que en ocasiones resultaban tóxicas en sujetos sanos, idea compartida por otros estudiosos de la época. Era un gran conocedor de la química, botánica y mineralogía, así que tuvo la idea de probar con el mismo.
Lo hizo con corteza de quina, producto utilizado para tratar fiebres. Comprobó que al cabo de unos días le aparecía fiebre, que cedió al dejar de tomar dicha corteza. Realizo las misma prueba con sujetos sanos y el resultado era el mismo, llegando a la siguiente conclusión:

La corteza de quina era capaz de curar la fiebre porque ella misma la provocaba.

Con el anterior pensamiento hizo prueba en sujetos completamente sanos con otros productos utilizados en la época, como el arsénico, belladona,  el acónito, etc… e iba recogiendo todos los cambios para bien o para mal que estas personas sufrían.

Tras este estudio empezó a usar arsénico para tratar la cólera, ya que una intoxicación por este producto desarrollaba síntomas parecidos a la cólera.

Con belladona trataba a enfermos con fiebre escarlatinosa, por la misma razón.

De esta manera, Samuel Christian lanza su hipótesis de que una sustancia que provoca en un sujeto sano una serie de síntomas, es capaz de curar, en dosis muy bajas, síntomas parecidos en una persona que este enferma.

Haahnemann dio nombre a su descubrimiento, HOMEOPATIA.
El cual viene del griego  Homeios = semejante y pathos=enfermedad.
Por lo tanto:

La homeopatía es un método terapéutico que se basa en suministrar a un enfermo, como si fuera un medicamento, y en concentraciones muy bajas, la misma sustancia que provocaría los mismos o parecidos síntomas que la enfermedad que padece.

(Información extraída de la Sociedad Española de medicina homeopática)

La idea afirma que las cosas que causan los mismos síntomas que una enfermedad son capaces de curarla.

Para aquellos que buscan en los medicamentos homeopaticos ayuda para tratar la ansiedad, la idea sería que los ingredientes que causan nerviosismo, sudoración y latidos rápidos del corazón son capaces de curarla. ¿Qué pensaís?

Es por eso que los ingredientes reales de la medicina homeopática incluyen:

  • Arsénico
  • Veneno de serpiente
  • Hiedra venenosa
  • Mercurio
  • Las abejas trituradas

Sí, hay arsénico en la medicina homeopática, y no es raro. De hecho, hay arsénico en remedios para el resfriado de los niños.

Muchos de estos ingredientes también están ocultos con nombres inusualmente complicadas, como “Arsenicum album” para el arsénico, y “Apis” para las abejas trituradas. Estos nombres que suenan médicos les imprimen legitimidad.

Hagamos una prueba

Si le dijeran que su enfermedad podría ser curada por el arsénico, es probable que sea escéptico. ¡ Es normal !. No hay ningún estudio que demuestre que algo tan mortal como el arsénico o el veneno de la serpiente son capaces de curar un resfriado.

Medicamentos homeopaticos: de base es un “Placebo”

Nunca subestime el poder del placebo. Si creemos consciente o inconscientemente que algo va a funcionar, es muy posible que sienta que funcione, aunque científicamente no haga nada.

La idea detrás de la medicina homeopática es bastante extraña. Si tenemos un problema en la piel, no vamos a salir a matar un montón de abejas, aplastarlas y frotarnos la piel con ellas. Pero eso es lo que la medicina homeopática cree. Literalmente.

Para no alargarme más, Mi conclusión sobre la Homeopatia

Las sustancias utilizadas en medicamentos homeopaticos se tienen que diluir en grandes cantidades de agua, hasta el punto y esto si se ha demostrado, que dichas disoluciones rompen todas las moléculas de dicho ingrediente, quedando solamente AGUA.

¡ y el AGUA no cura, la MEDICINA SI !