Se ha intentado traducir el término “Mindfulness” en multitud de ocasiones, pero en Español no se encuentra el significado original. Lo más habitual que podemos encontrar es “Atención plena, plena conciencia, conciencia abierta”.

Emplearemos la traducción más usada en la actualidad que es “Atención Plena”, aunque cada vez más gente lo conoce por su palabra en inglés “mindfulness”.

La palabra Mindfulness es asimismo una de las primeras traducciones que se hicieron de la palabra “sati” en pali, un idioma vernacular cercano al sánscrito que era usado en la temporada en que el Buda empezó a instruir hace dos mil quinientos años. Sati es la nominalización del verbo “sarati” que significa recordar o bien rememorar. Pues rememorar es exactamente traer al presente, en su concepción última sati o bien mindfulness es la capacidad humana básica de poder estar en el presente y de “recordarnos” estar en el presente.

Al final de este artículo tienes un interesante video de Andrés Martín donde nos explica que es estar presente. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness o  “atención plena”, es una técnica de origen budista popularizada en occidente por Jon Kabat-Zinn, basada en la práctica de la meditación terapéutica que ayuda a reducir el estrés. Es una práctica que empieza prestando atención a la respiración para centrarse en el ahora, en el presente y no en lo que podría haber sido o bien en lo que podría ser. La meta final es crear suficiente distancia con respecto a pensamientos y emociones para observarlos sin reaccionar de manera inmediata.
En los últimos tiempos esta técnica se ha transformado en una forma de tratar a los pequeños y adolescentes con TDAH o bien con síntomas como la ansiedad, los trastornos autistas, la depresión o bien el estrés, con un alto grado de éxito.
Saltzman asimismo hizo una investigación en cooperación con estudiosos de la Universidad de Stanford, en el que probó que tras ocho semanas de adiestramiento de la psique, había documentado una minoración en la ansiedad, y las mejoras en la atención. Los participantes reaccionaron menos guiados solo por las emociones, eran más capaces de gestiones los desafíos diarios y de seleccionar su comportamiento.

El mindfulness en pequeños y adolescentes

Hay testimonios que explican de qué manera el aprendizaje de esta técnica en sus hijos les ha servido de forma sorprendente. En la escuela los jóvenes se sientan en círculo, cierran los ojos, y sigilosamente toman nota de sus pensamientos y lo que pasa a su alrededor. En cada una de las sesiones se puede abordar una meta diferente:

  • Visión consciente
  • Atención a los sonidos que nos rodean
  • La respiración consciente o controlar nuestra respiración
  • heartfulness, también conocido como los pensamientos positivos para los demas

La meta en la escuela era que el aprendizaje de estas técnicas pudiese asistir a los jóvenes estudiantes a progresar académicamente en sus años escolares y sentirse menos agobiados.
También se puede practicar en casa. Los pequeños que aprenden esta técnica podrán incorporarla en su vida diaria y alterar su comportamiento. Aprenden a hacer una pausa y contestar a las situaciones en vez de reaccionar.

Cuenta una madre:
“Cuando mi hija comienza a estresarse por algo, ella misma es capaz de detenerse, respirar, y modificar su perspectiva para llegar a una reacción productiva menos emocional y más provechosa”
Esta técnica también ayuda a mejorar las habilidades de comunicación, puesto que los pequeños aprenden a estar presentes para ellos mismos y para el resto.

Los beneficios de la práctica de la atención

Las ventajas o beneficios de la atención plena son muchísimos. Diferentes científicos han confirmado sus efectos positivos sobre la salud mental y el bienestar.
La Fundación Hawn afirma que en las escuelas donde se ha incorporado, el noventa por ciento de los pequeños ha mejorado su capacidad de llevarse bien con otros pequeños. Alrededor del ochenta por ciento eran más optimistas y han conseguido mejorar en sus conductas, las tres cuartas  partes de los pequeños mejoraron su capacidad de planificación y organización, y exactamente la misma cantidad había tenido un mejor control de los impulsos y menos reactividad.

El mindfulness en la familia

Es posible introducir esta práctica en casa, lo mejor es que seamos los padres quienes la practiquemos y creemos ciertas rutinas como por ejemplo:

  • Tomar el sol unos minutos todos los días
  • Respirar profundamente y observar como entra y sale el aire de nuestro cuerpo
  • Repasar mentalmente la actividad diaria y cómo hemos reaccionado
  • Pensar en cómo nos hemos sentidos en las distintas situaciones del día

Estas practicas pueden tener un impacto muy beneficioso para toda la familia.

El propósito de la enseñanza de la “atención” en nuestros hijos es darles habilidades para desarrollar la conciencia de sus experiencias internas y externas, para reconocer sus pensamientos como “sólo pensamientos,” para comprender de qué forma las emociones se manifiestan en sus cuerpos, para reconocer cuando su atención se ha desviado y administrar herramientas para el control de los impulsos. No es una panacea, y no se puede esperar que cambie de forma radical el comportamiento normal de nuestro hijo, con sus pataletas, lloros, chillidos y discusiones frecuentes, pero desde luego con la practica ayudara a controlarlo y gestionarlo de forma que saque provecho de dichas situaciones.
Si queremos comenzar la práctica de mindfulness en la familia, lo más importante es que no forzar la situación. Si tus hijos no están interesados, no los obliges a hacerlo. Si, por  contrario muestran interés, me gustaría darte algunas sugerencias para empezar:

  • Percibir sonidos: Una forma sencilla de que los pequeños practiquen la atención plena es centrarse en prestar atención a lo que pueden sentir. Se puede usar un cuenco, una campana, un conjunto de campanas o bien una aplicación de teléfono que tenga sonidos. Deja que tu hijo se concentre en el sonido hasta el momento en el que deje de escucharlo (Este periodo suele ser de treinta segundos a un minuto, pero depende de cada persona).
  • La práctica de la respiración con un compañero: Para los que son realmente pequeños, una instrucción como “prestar atención a la respiración” puede ser bastante difícil de lograr. Una alternativa es que cada pequeño tome un animal de peluche, y después se estire con su peluche en el vientre. Va a centrar su atención en el ascenso y descenso del animal de peluche conforme aspira y expira.
  • Dar un paseo tranquilo: Caminar por su barrio o zonas cercanas fijándonos en las cosas que no has visto ya antes (puede ser un jardín, una flor, un animal, etc…). Destinamos un minuto del camino a estar totalmente en silencio y sencillamente prestar atención a todos y cada uno de los sonidos que podemos percibir.
  • Practica el agradecimiento: La gratitud es un componente esencial de la atención, educar a nuestros hijos para que valoren todo lo que tienen en sus vidas (amor, comprensión, atención, amistades, familia, etc…) es fundamental para su desarrollo. Enséñales a estar atento a cuantas cosas le da la vida para ser feliz, incluso en momentos difíciles.
    En multitud de ocasiones nos centramos solamente en las experiencias negativas, ignorando las positivas y placenteras. Esto no solo tienes que enseñarselo a tu hijo, si no también a ti mismo (lo digo por experiencia) ya que los adultos somos los primeros que vemos la negatividad de la vida.
  • Conciencia personal: Ahora para, no hagas nada y solo piensa en cómo te siente. Puedes estar tranquilo, molesto, enfadado, contento, feliz, dolido con un amigo, atormentado por algo que has provocado, etc…
    El objetivo es tomar conciencia de nuestras emociones o sentimientos ya que sean positivos o negativos. Con la práctica aprende a trabajar estas emociones y cambiarlas en nuestro beneficio.
  • Comer practicando la atención plena: En muchas ocasiones en vez de comer lo que hacemos en meter alimentos en la boca que masticamos y tragamos sin darnos cuenta. Esto lo hacemos cuando comemos delante del televisor o el ordenador, cuando mantenemos una discusión con alguien, etc… todo esto nos priva de una actividad placentera; comer.
    Comer con atención plena focalizar tu atención en lo que comes, sentir con los cinco sentido lo que dichos alimentos producen en tí.

Estos son solo algunos consejos para iniciar la práctica del mindfulness en la familia, hay muchos más y te animo a comenzar.

Mindfulness: El arte de vivir conscientemente

Andrés Martín en este video nos explica que es 'estar presente', exponiendo evidencias científicas que demuestran los beneficios de esta técnica.

Artículo patrocinado por: Ulabox (el Antisuper)

Ulabox el antisuper patrocina estos artículos

Ulabox, el mejor Super Español

Ayuda a seguir aportando contenido de calidad, solo tienes que pulsar en nuestro patrocinador dejar tu correo electrónico para recibir un descuento y envíos gratis en tus compras

Fuente consultadas: Sociedad mindfulness-salud, respiravida e imageneseducativa