El síndrome de Asperger es un trastorno severo del desarrollo, considerado como un trastorno neuro-biológico en el cual existen desviaciones o bien anormalidades en los siguientes aspectos del desarrollo:

  • Conexiones y habilidades sociales
  • Empleo del lenguaje con fines sociables
  • Peculiaridades de comportamiento relacionados con rasgos repetitivos o bien perseverantes
  • Una limitada gama de intereses
  • En la mayoría de los casos torpeza motora

Los pequeños diagnosticados con síndrome de Asperger tienen severas y crónicas incapacidades en las sus relaciones sociales, su comportamiento y formas de comunicarse con los demás. Dejando claro que cada niño es un mundo y por lo tanto completamente diferentes, si los niños con Asperger pueden presentar algunas características comunes.

Características del síndrome de Asperger

  • Les cuesta mucho tener relaciones sociales.
  • Son Ingenuos y crédulos, se lo toman todo al pie de la letra
  • No valoran correctamente sus sentimientos ni las repercusiones que estos pueden tener en otras personas, por lo que pueden ser bruscos sin darse cuenta de su acción.
  • Presenta dificultades para mantener una conversación.
  • Cualquier cambio en su rutina le puede afectar
  • Se toman el lenguaje al pie de la letra, no captan los dobles sentidos, ironías o los diferentes tonos que podamos emplear en una conversación.
  • Poseen una alta sensibilidad a cambios sensoriales (sonidos, colores, olores, sabores, luces, etc)
  • Pueden llevar a tener fijación en un tema y convertirse en verdaderos expertos
  • En los deportes no son hábiles, mostrando torpeza al realizarlos.
  • Debido a la dificultad que presentan en sus relaciones sociales, tienen muy pocos amigos de su edad.

Las personas que sufren este síndrome suelen tener una inteligencia normal o en algunos casos, superior a la media y se caracterizan por mostrar rutinas repetitivas y poseer una tendencia a conversar de manera formal e interpretar ironías de forma literal. Además, muestran un comportamiento inadecuado con otras personas careciendo de inteligencia emocional, lo que les convierte en seres con los que resulta difícil interactuar.

Otros rasgos del síndrome de Asperger que generalmente se diagnostican en edad escolar, pueden ser:

  • Tener una gran memoria para los detalles
  • Pueden presentar problemas del sueño o en su alimentación
  • Problemas de comprensión con lo que oyen o leen
  • Pueden hablar de forma extraña o pomposa (cambios frecuentes de entonación, alteraciones del sonido, etc)
  • Son muy propensos a realizar movimientos repetitivos

En la edad adulta se suele perder algunas de estas caracteristicas, pero otras permanecen. La persona que es diagnosticada con el síndrome de asperger presenta un aspecto y un nivel de inteligencia común.

Aunque se relacione con el autismo debido a que se trata de un conjunto de problemas mentales y conductuales, este trastorno tiene diversas diferencias respecto al espectro autista. En las personas que sufren el síndrome de Asperger no se observa un retraso en el lenguaje ni alteraciones clínicas significativas, ya que la edad en la que comienzan a decir las primeras palabras y frases es la misma a la del resto de niños.

El Asperger no tiene cura, pues no es una enfermedad, sino que las personas que padecen este trastorno simplemente son diferentes.

Con una detección temprana, un ambiente familiar correcto y una buena respuesta educativa, son factores que que ayudarán mucho a un ajuste en la vida social, personal y sobre todo emocional en la etapa adulta.
 

Infografía sobre las caracteristicas del Sindrome de Asperger

¿Qué es el síndrome de Asperger?

Principales características del síndrome de Asperger