¿Qué es la teoría de la mente?

De una forma general podríamos definir la Teoría de la Mente como la capacidad de tener consciencia de las diferencias existentes entre el punto de vista de uno mismo y el del resto de personas.

Esta capacidad humana hace posible que tengamos en cuenta los estados mentales de otras personas sin suponer que estas ideas o pensamientos son como los de uno mismo. Una persona que ha desarrollado Teoría de la mente puede atribuir ideas, deseos y opiniones al resto de personas con los que se relaciona.

En el año 1985 el científico Simon Baron Cohen publicó el artículo que dio pie a que otros científicos de todo el mundo se lanzan a estudiar la teoría de la mente en niños y adultos diagnosticados con autismo. El título original fue Does the autistic child have a “theory of mind”?

En el artículo los científicos hallan por vez primera, que personas con autismo, no son capaces (con mucha frecuencia) de comprender el ambiente social e interpersonal en el que están incluidos. Los pequeños y pequeñas con autismo, no son capaces de imaginar o bien reconocer los pensamientos de otras personas. Los autores definen esta habilidad como teoría de la mente.

Esta capacidad para atribuir pensamientos y también pretensiones en las otras personas, es una capacidad mental que las personas con autismo no tienen o la poseen muy poco desarrollada. Esta habilidad mental sirve para meditar y reflexionar sobre que saben, piensan y sienten los demás. Sin esta capacidad, es complicado relacionarse y mantener relaciones sociales satisfactorias y de calidad.
 

¿Como se demuestra la teoría de la mente?: la prueba de la falsa creencia

Para demostrar la teoría de la mente, los autores del experimento diseñaron una prueba que aún hoy se utiliza. Esta prueba nos permite observar el comportamiento de tres grupos de niños con diferentes diagnósticos, generalmente se hace con 20 pequeños con autismo, catorce niños con síndrome de Down y veintisiete pequeños como grupo de control.

Los autores les cuentan una historia verbalmente y les muestran además, una tira cómica o un dibujo como apoyo gráfico y para asegurase la comprensión de la historia.

Demostración de la teoría de la mente: la prueba de la falsa creencia
Autismo: La teoría de la mente y el experimento de la falsa creencia para su demostración

Autismo: La teoría de la mente y el experimento de la falsa creencia para su demostración

-Estas dos amigas se llaman Sally y Annie

– Están juntas dentro de una habitación jugando con una pelota.

– Sally pone la pelota dentro del cesto y marcha de la habitación.

– Annie, cambia de sitio la pelota y la pone en la dentro de la caja de cartón.

– Sally no ha visto que Annie ha alterado la pelota de sitio, puesto que estaba fuera de la habitación.

– Después Sally vuelve a la habitación.

– ¿Dónde cruces que se pondrá a buscar la pelota la Sally?

 

Los autores después de pasar la prueba a todos los niños, observan que los pequeños sin diagnóstico y los pequeños con Síndrome de Down son capaces de responder apropiadamente la pregunta (¿Dónde crees que se va a poner a buscar la pelota la Sally?).

Por otro lado, los niños con diagnóstico de autismo solo cuatro de ellos son capaces de contestar correctamente la pregunta. Esto representa que un 80% de niños diagnosticados con autismo, no son capaces de contestar adecuadamente.

Este trabajo es uno de los primeros estudios que prueba que los niños con autismo tienen una baja capacidad para comprender la mente (pensamientos, sentimientos, perspectivas, emociones), de las otras personas. Hace pensar que esta incapacidad complica el entendimiento y las relaciones personales.

En la actualidad se ha comprobado que esta carencia de habilidad en las interacciones y contextos sociales, no sólo es propio de los trastornos de autismo. Estas bajas habilidades también aparece en el trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), y en trastornos del desarrollo. Todos ellos en muchas ocasiones, tienen verdaderas dificultades para relacionarse con los otras personas, para expresar sus emociones y sobre todo para entender las de los otros. Es por esto que las investigaciones científicas en la actualidad van encaminadas a estudiar las similitudes, las diferencias, los procesos, las habilidades y las necesidades de cada trastorno con relación a las habilidades y contextos sociales.

En las conclusiones los científicos perciben que hay dos tipos de comportamiento diferenciados, los niños con TDAH, tienden a presentar más inconvenientes de inhibición y de control de sus emociones, mientras que los pequeños con autismo, muestran más problemas en la planificación y los procesos meta-cognitivos.
 

Video demostrativo sobre la teoría de la mente