La depresión es el consecuencia de un desequilibrio químico que ocurre en nuestro cerebro. Siempre recomiendo buscar ayuda profesional, ya que la psicoterapia nos puede ayudar mucho, e incluso en ciertos casos los antidepresivos. No obstante es justo decir que la solución a la depresión no siempre la vamos a encontrar en los medicamentos, a veces tampoco en un psicólogo.
Tenemos al alcance de nuestra mano otros caminos más económicos y con muchísimos menos efectos secundarios para volver a equilibrar la neuroquímica de nuestro cerebro.
 

 

La sociedad moderna ha asumido el argumento de las compañías farmacéuticas sobre que los antidepresivos son la solución a todos nuestros inconvenientes. Esto sucede por el hecho de que nos hemos convertido en especialistas en buscar la felicidad y el bienestar fuera de nosotros, en las pastillas, en el botox, en las cirugías, en los recursos materiales, sin saber que con esto lo que estamos logrando es cederle a un objeto o bien a una persona el poder para hacernos felices. Un poder que nos toca a cada uno por derecho propio.

Sin embargo, pese a que el uso de antidepresivos se ha elevado en un trescientos por cien en los últimos veinte años, el índice de depresión sigue en incremento. ¡Algo estamos haciendo mal!

Como he comentado antes, ante una depresión severa lo mejor es acudir al médico y seguir un tratamiento formado por psicoterapia y medicamentos, dicho esto, también tenemos que decir que hay estudios que demuestran que los medicamentos más comunes para la depresión como el Prozac, Paxil, Zoloft y otros, no tienen efectos beneficiosos en las depresiones del tipo leve o moderada.
 

10 estrategias a seguir para afrontar y superar la depresión sin pastillas

 

1.

Activación Conductual

Es esencial para poder superar una etapa de desánimo y pérdida de interés por las cosas el realizar actividades que te hagan sentir algo mejor. Si bien es verdad, que cuando se está deprimido no tienes ganas ni crees que el hacer actividades te sirva para nada, no obstante, la ejecución de actividades deja acrecentar tu nivel de energía física y mental, desenfocar la psique de los pensamientos negativos obsesivos y poner a prueba y rebatir los pensamientos negativos.

La práctica consiste en que elijas un conjunto de actividades que ya antes de entrar en crisis te generaban interés y también ilusión. Por servirnos de un ejemplo, si antes de deprimirte te gustaba practicar alguna modalidad de deporte, ahora te debes proponer recuperar esa actividad, si bien sea de manera reducida.

La activación conductual junto con el cambio de los pensamientos negativos son las claves más importantes para superar la depresión según los psicólogos.
 

2.

Pensamientos positivos

Esta práctica es la más usada por los Psicólogos de orientación cognitivo-conductual. Consiste en aprender a identificar los pensamientos negativos, que acostumbran a tener carácter automático y semi-inconsciente. Generalmente son breves y muy tóxicos, por servirnos de un ejemplo “soy tonto”, “no sirvo para nada”, “jamás lograré mejorar”, “todos consiguen lo que yo soy incapaz”, etc.

Una vez identificados debes aprender a sustituirlos por otros pensamientos que tengan carácter realista, lógico, racional y positivo. Por poner un ejemplo, si algo he hecho mal, en lugar de meditar “soy un estúpido”, voy a aprender a decirme , “que cometa un error significa que sea un estúpido”. Para poder efectuar apropiadamente este trabajo vas a deber hacer registros de tus pensamientos negativos e ir mudando, también por escrito, a pensamientos realista y positivos.
 

Pensamientos positivos para superar la depresión sin medicamentos y con remedios naturales

Pensamientos positivos para superar la depresión sin medicamentos y con remedios naturales

 

3.

Desarrolla tu autoestima

La autoestima es a la salud mental lo que un sistema inmunológico supone para el cuerpo físico. Con un buen nivel de autoestima se hace muy difícil que se desarrolle la depresión. La autoestima está sostenida en un buen autoapoyo dónde nos valoramos y permitimos nuestros defectos.

La práctica esencial para desarrollar la autoestima consiste en la identificación y supresión de los pensamientos autocríticos. El mayor enemigo de ti eres tu mismo, particularmente en el momento en que te atacas con pensamientos críticos. Debes aprender a hablarte a ti de forma respetuosa otorgándote el valor que tienes por el mero hecho de ser persona. El tratarte bien, como lo haría un buen padre que te transmite su cariño, apoyo y valoración, es clave a fin de que puedas desarrollar tu autoestima.
 

4.

Trabaja la asertividad

La asertividad es la capacidad para saber defenderte de manera no violenta a las presiones, exigencias o bien abusos del resto. Si tienes complejidad para reafirmar tus puntos de vista ante los demás, saber decir “no” a una petición exagerada, o bien tomar ideas con los demás, posiblemente precises aprender a desarrollar tu asertividad. Si te sientes inútil de contestar a las exigencias exageradas de los demás, probablemente esto te haga sentirte enclenque y también inseguro y terminarás criticándote a ti mismo en vez de ser crítico con el resto.

Para muchos psicólogos el desarrollo de la asertividad es esencial para mejorar la autoestima y superar la depresión.
La asertividad es la capacidad para proteger los propios derechos. Una persona asertiva es capaz de expresar sus necesidades de una forma edificante y firme pero no violenta.
 

5.

Entrena tu inteligencia emocional

El saber admitir y tolerar los diferentes estados emocionales, aunque sean negativos, va a ser una de las mejores ventajas con las que puedes contar en la vida. Si tienes ansiedad, tristeza, temor o rabia y te puedes “controlar” sin que estas emociones te desborden, serás una persona con una buena capacidad de autocontrol. Y claro, si sabes tener toleracia y aceptación de las emociones negativas, podrás tener una mayor capacidad de disfrute de las positivas.

La inteligencia emocional es la capacidad para identificar, admitir y potenciar las emociones propias y ajenas. Una buena inteligencia emocional mejora y enriquece las relaciones personales.
 

6.

No evites situaciones, aunque no te gusten

No huyas de aquellas situaciones que suponen un elevado nivel de malestar: una asignatura que se ha suspendido en múltiples ocasiones, un encuentro con personas que me hacen sentir inseguro, una persona que me atrae mas que creo que me puede rehusar, el compromiso en una relación de pareja, etc.

La evitación es un mecanismo de defensa que “protege” en un corto plazo de no experimentar miedo o ansiedad, pero a medio plazo puede tener un efecto devastador en nuestras vidas ya que cualquier objetivo que suponga un cierto grado de temor es evitado y con esto frustrado. Es evidente que la depresión se alimenta de la

El afrontar las situaciones que nos dan miedo nos va a aportar un sentimiento de seguridad y competencia que es valiosísimo para superar la depresión.
 

7.

Establece metas, objetivos alcanzables y realizables

Una de las características típicas de la depresión es la pérdida de interés por alcanzar objetivos. Las personas siempre necesitamos tener metas, mayores o menores, que poder lograr en la vida para estar ilusionados y estimulados. El saber establecer objetivos que me ilusiones serán un importante estímulos para superar la depresión y en general en la vida para tener buenos estímulos de superación.

Establecer objetivos es un procedimiento habitual en la terapia psicológica.
El tener objetivos en la vida produce una ilusión de futuro que es vital para combatir la depresión.
 

8.

Aprende a relajarte, cuerpo y mente

Esta técnica es esencial para que aprendas a aflojar tus músculos y tu mente. Cuando el cuerpo está relajado, tu aptitud psicológica es más tranquila y tus pensamientos son menos negativos.

La práctica de la relajación tiene múltiples efectos psicológicos muy positivos, suprime el agobio, la ansiedad y mejora el ánimo.
 

9.

Practica la meditación

En los últimos años se han multiplicado las investigaciones de los psicólogos sobre la efectividad de la práctica de la meditación o mindfulness (atención plena). Sus efectos son muy positivos para el tratamiento de la ansiedad, las obsesiones, los pensamientos recurrentes, la recaídas de tipo depresivo, las enfermedades psicosomáticas, y por norma general para el desarrollo de la capacidad de aceptación y tolerancia tanto del dolor físico como cualquier género de malestar emocional.

Los psicólogos están introduciendo en los últimos años la práctica del mindfulness con unos espléndidos resultados para mejorar la ansiedad y la depresión.
 

10.

Soluciona tus problemas, enfréntate a tus miedos

Se trata de desarrollar la capacidad de saber valorar adecuadamente los pros y los contras que implica cualquier toma de decisiones para poder seleccionar adecuadamente.
 

11.

Descansar bien, dormir es muy importante para combatir la depresión

Es muy común que las personas que padecen depresión y otros trastornos afectivos, tengan tendencia a no dormir bien, se puede dar el caso de que duerman pocas horas, que lo hagan de forma discontinuada, o que tengan alterado el ritmo circadiano (es el encargado de regular los ciclos de sueño y vigilia), y en un 90% de los casos estas alteraciones del sueño, son en parte del trastorno de depresión, y al mismo tiempo son causa del mismo, o ayudan en gran medida a potenciarlo

No es extraño que las personas desconozcan la gran importancia que tiene el sueño en la fisiología humana y animal, y por este motivo no le damos la debida importancia a dormir un número de horas adecuadas, ni a hacerlo de forma correcta, por esto es por lo que recomiendo a todos los que lean este artículo que hagan todo lo posible por dormir el número de horas que necesitamos (se estima que son 8 horas diarias), y es importante hacerlo de una manera continuada.

A nivel cerebral, no podemos olvidar que el sueño tiene un papel fundamental, ya que mientras dormimos tenemos una mejor circulación del líquido cefalorraquídeo, de forma que el cerebro se limpia de toxinas y sustancias dañinas que se producen durante día, a consecuencia del estrés, problemas laborales o de pareja, e incluso por causa de la propia excreción celular. Mientras dormimos el cerebro se limpia de dichas sustancias nocivas.

Recomiendo que en la medida de lo posible intentéis dormir de forma correcta, en una posición que os resulte cómoda y el tiempo suficiente que es alrededor de 8 horas diarias.
 

Remedios naturales para afrontar la depresión

 

Para superar la depresión leve o moderada tenemos en la naturaleza un gran aliado, aquí tienes algunas plantas medicinales y sus propiedades.

1.

Hierba de San Juan

Existen estudios que estudios que señalan que tomar suplementos o extractos de hierba de San Juan podrían tener efectos positivo para ayudar a luchar y salir de la depresión. En Alemania es muy común que psiquiatras y médicos prescriban esta hierba con frecuencia. La hierba de San Juan puede tener efectos no deseados si se toma en combinación con otros medicamentos, por eso es importante consultar antes que su médico.
 

2.

Chocolate

Las propiedades del chocolate hace que al comerlo nos cambie el ánimo, llegando incluso a modificar pensamientos negativos por otros positivos. No son pocos los psicólogos que recomiendan comer chocolate (con moderación) durante la depresión.
 

3.

La conocida infusión de Valeriana

La infusión de valeriana es muy conocida y sus propiedades nos ayudarán mucho a relajarnos. Con una depresión leve esta infusión es perfecta ya que puede ayudar a superarla con facilidad.
 

4.

Flor de la pasión (Passiflora)

La Passiflora puede aumentar los niveles de GABA (neurotransmisor inhibitorio, su homólogo químico serían las benzodiazepinas) en nuestro cerebro, lo que sin duda produce mayor tranquilidad. Esta flor es usada también para la epilepsia, ansiedad, insomnio, etcetera
 

5.

Rhodiola

La Rhodiola ayuda a mejorar y controlar nuestras emociones, es efectiva para la ansiedad, estrés, aumenta nuestro nivel de energía (es tomada por muchos atletas). Esta flor facilita la circulación de la dopamina y serotonina por el hipotálamo y cerebro, por lo que también lo estimula.