El estrés es un sentimiento o sensación implícita al ser humano. Esta sensación tiene su origen en la percepción de una situación de peligro o que simplemente desborda nuestras capacidades.

ESTRÉS, QUÉ ES Y COMO COMBATIRLO

Cuando hablamos de estrés siempre lo categorizamos como algo negativo, sin embargo no es así. Es más, el estrés en episodios cortos es lo que nos hace reaccionar, prepara nuestro cuerpo y mente para abordar un desafío, es el mecanismo de autodefensa de nuestro cuerpo.

 

¿ COMO REACCIONA NUESTRO CUERPO CUANDO NOS SENTIMOS AMENAZADOS ?

Ante una situación o sensación de peligro nuestro organismo se activa de forma inmediata, liberando hormonas. Estas nos mantienen alerta y activan nuestros músculos poniéndolos en tensión . Nuestro cuerpo hace acopio de toda la energía de que es capaz, para ello necesita nutrientes que son transportados en la sangre que comienza a circular más deprisa, por lo que aumenta el ritmo cardiaco ya que nuestro corazón tiene que bombear más deprisa, también cambia nuestra respiración haciéndose más profunda y rápida.
Nuestro cerebro también reacciona incrementando la frecuencia de las ondas cerebrales.
En episodios de estrés se detectan una subida de las ondas beta. Este tipo de onda cerebral tiene una frecuencia que puede fluctuar entre los 15 a 40 ciclos por segundo. Son ondas muy  veloces y nos acompañan cuando nos encontramos despiertos y en situaciones de peligro.

 

ENTONCES, ¿EL ESTRÉS ES POSITIVO O NEGATIVO?

La verdad es que el estrés es positivo y negativo, en función de ciertos valores.

Estrés positivo.

Es aquel que adapta nuestro cuerpo  para enfrentarse a una situación que percibimos amenazante. Siempre es por un espacio corto de tiempo.

Estrés Negativo.

Se produce cuando nos sentimos estresados de forma continuada, produciendo fatiga, ira, irritabilidad o ansiedad.

TIPOS DE ESTRÉS.

Atendiendo a ciertos criterios el estrés suele clasificarse de agudo o crónico, veamos cual es cual.

Agudo.

Es aquel que nos ayuda a mantener el control actuando casi sin pensar. Un ejemplo muy típico puede ser cuando conducimos un vehículo y ante un obstáculo tenemos que frenar de forma brusca, ¿os habéis parado a pensar todo lo que hacemos en una fracción de segundo?. Somos capaces de mirar por los espejos laterales para buscar una mejor posición, maniobramos con el volante y la palanca de cambios, frenamos y estamos pendiente de nuestros acompañantes. El acciona nuestro cuerpo y mente y nos puede salvar la vida.

Crónico.

Este tipo de estrés es prolongado en el tiempo. Hay factores que nos pueden provocar o fomentar este tipo de sentimientos, estos pueden ser:

El estrés provocado por una situación que nos desborda.

El estrés provocado por una situación que nos desborda.

  • Problemas financieros
  • Malas relaciones personales
  • Separación o divorcio
  • Problemas laborales

Podemos incluso llegar a acostumbrarnos  y dejar de percibirlo como algo negativo en nuestra vida.

 

PROBLEMAS DE SALUD QUE NOS PUEDE ACARREAR EL ESTRÉS CRÓNICO.

Aumento de peso.

Una de las acciones de nuestro cuerpo ante el estrés es aumentar los niveles de hormonas que nos estimulan el apetito de grasas y azucares y reducen las hormonas que nos hacen sentir saciados.

Propensión a enfermar.

Nuestras defensas disminuyen, por lo que nuestro sistema inmunológico se debilita.

Depresión.

El estrés crónico produce baja autoestima y mal humor que puede desembocar en este tipo de padecimiento.

Estas son las más comunes aunque hay muchas mas, diabetes, acné, problemas en el ciclo menstrual, etc…

 

COMO PODEMOS IDENTIFICAR SI ESTAMOS DEMASIADO ESTRESADOS.

Existen muchos indicios que nos pueden ayudar a identificar el estrés, los más comunes son:

  • Mala memoria
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Sentirse siempre con poca energía
  • Rigidez en el cuello o mandíbulas
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Perdida o aumento de peso
  • El uso cotidiano de drogas o alcohol para conseguir relajarnos

 

COMO LUCHA EL NEUROFEEDBACK CONTRA EL ESTRÉS

Por diversos estudios se ha demostrado que el Neurofeedback ayuda a disminuir los niveles de estrés. Su principal baza es que nos da mayor capacidad de análisis para conseguir una mejor resolución de problemas causantes del estrés.

El entrenamiento con Neurofeedback consigue que seamos menos dependiente de los medicamento, necesitando menos dosis y por supuesto, menos efectos secundarios.
Generalmente los medicamentos recetados para combatir el estrés suelen ser ansiolitos, los cuales crean adicción.

El neurofeedback nos ayuda a abandonar aquellos hábitos que propician el estrés, como el alcohol, drogas, pensamientos negativos, ira, frustración, baja autoestima, etc…

 

OTROS MÉTODOS QUE NOS AYUDAN A COMBATIR EL ESTRÉS

Técnicas de respiración.

Estas técnicas nos ayudan mucho a calmar nuestro estado de ansiedad, nervios o estrés. Se trata de usar la respiración profunda y abdominal de forma lenta y pausada. El ejercicios hay que repetirlo varias veces hasta conseguir un estado de relajación.

Pensamientos positivos.

Básicamente consiste en cambiar nuestra forma de pensar. Detener nuestra negatividad e introducir el positivismo en nuestra vida. Al igual que la técnica anterior, requiere de cierta practica.

Tener un buen descanso.

Lo ideal para nuestro cuerpo y mente es descansar unas 8 horas. Esto nos ayudara a afrontar con energía las tareas del día a día.

Escapar de la rutina.

No dejes que tu vida sea de casa al trabajo y del trabajo a casa. Tienes que realizar actividades que te gusten, que te distraigan. Camina, apúntate a un curso, escribe un blog 🙂 , etc…

Otras opciones son por ejemplo, la acupuntura, yoga, pilates, etc…

 

CONCLUSIÓN.

El estrés es un sentimiento que nos ha impulsado siempre a sobrevivir, nos ayuda a estar atentos a cualquier amenaza o sensación de peligro, por lo tanto es algo positivo. Pero no podemos dejar que dicha sensación perdure en nosotros y nos acompañe en nuestra vida, para ello tenemos que buscar actividades placenteras y con las que encontremos paz y tranquilidad.

 

Fuentes consultadas: Wikipedia

[alert-success] Tal vez te puedan interesar nuestras entradas sobre:

Epilepsia
Depresión
[/alert-success]