¿Qué es la parestesia?

A todos nos ha pasado alguna vez que cuando permanecemos sentados mucho tiempo o en ciertas posturas, notamos la una sensación de hormigueo en las piernas, los brazos, o las manos. Estamos experimentando una parestesia, la cual resulta molesta, pero no suele ser dolorosa.

La estimulación y sensaciones de las distintas una parte de nuestro cuerpo son guiadas por los nervios periféricos hasta la médula espinal. Desde los nervios espinales, las señales son conducidas en dirección al cerebro a través el leño cerebral. De esta manera, alguna interrupción en esta vía de señalización puede ser la causa de una parestesia.

Por lo anterior podemos decir de una forma coloquial que la definición de parestesia es el bloqueo de las sensaciones que se transmiten a través de los nervios hacia nuestro cerebro, y que se puede dar en brazos, piernas, manos e incluso en la cara, llamándose “parestesia facial

Por tanto, esta clase de sensaciones molestas se generan a consecuencia de la presión sobre ciertos nervios.

Debido a que se tratan de síntomas leves y poco explícitos, en muchos de los casos, se tiende a efectuar una evaluación incompleta, infravalorando ciertos síntomas que pueden ser señales de alarma de otras nosologías más severas como por ejemplo:

  • Tumores cerebrales
  • Ictus
  • Anemias
  • Fibromialgia
  • Encefalitis
  • Diabetes
  • Esclerosis múltiple, etc…
 


 

Síntomas de la parestesia

Las personas que sufren parestesia acostumbran a describir los síntomas y signos que sienten por medio de múltiples términos. Entre ellos podemos destacar: ardor, entumecimiento, picor y/o hormigueo.

Muchos pacientes se refieren a los síntomas como:

  • Sensaciones de picor, hormigueos en las extremidades superiores o inferiores
  • Sensación de tener las manos acolchadas y dificultad para moverlas

Los síntomas acostumbran a presentarse con más frecuencia en los brazos, piernas, manos y pies, no obstante asimismo pueden presentarse en otras unas partes del cuerpo.

La parestesia en general se trata de un síntoma de otras enfermedades, incluso de trastornos neurológicos, con lo que la parestesia asimismo puede presentar los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento de las extremidades superiores e inferiores
  • Atrofia muscular
  • Dismetría ocular
  • Sindrome de pierna inquieta
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Hormigueo en la piel
 

¿Cuánto dura la parestesia?

Lo normal es que la parestesia se presente de forma temporal debido a alguna actividad o situación que ejercita una presión prolongada sobre uno o múltiples nervios. Es usual que aparezca al cruzar las piernas, al estar sentado a lo largo de un tiempo prolongado, dormir apoyados sobre ciertas extremidades superiores, etcétera, las sensaciones molestas acostumbran a desaparecer cuando se calma la presión.

No obstante asimismo se puede presentar de forma más severa e inclusive permanente/crónica debido a trastornos protésicos o bien condiciones neurológicas que ocasionen un daño permanente en el sistema nervioso. En más de un caso la parestesia es una manifestación primaria de algún género de nosología grave.
 

Causas de la parestesia

Causas de la parestesia transitoria

La condición temporal provoca un hormigueo y/o entumecimiento que desaparecerá de manera rápida. Ciertas de las causas se describen a continuación:

  • Obdormition: Término médico que describe el entumecimiento en una extremidad (superior o inferior), que generalmente es causado por la presión constante en los nervios o la falta de movimiento. La restauración es inmediata.
  • Latigazo cervical: las lesiones en el tejido blando cervical, pueden provocar sensaciones parestésicas. La restauración acostumbra a ser gradual en un transcurso de 6 meses.
  • Hiperventilación: en más o menos el 34% de pacientes pueden aparecer sensaciones de parestesia, 3 minutos después comenzar a hiperventilar.
  • Ataques de pánico: parestesias en la boca, las manos y los pies, son a menudo asociadas a los accesos de pánico y la hiperventilación.
  • Ataque isquémico transitorio: ciertas condiciones como la trombosis o una embolia pueden interrumpir el flujo normal de oxígeno al sistema nervioso y por consiguiente afectar de forma transitoria (o bien permanente) al sistema nervioso.
  • Convulsiones: se pueden presentar sensaciones de adormecimiento y entumecimiento cuando se está sufriendo una convulsión e incluso tras pasarla. La estimulación del nervio vago en el tratamiento anticonvulsivo puede provocar alguno de estos síntomas.
  • Deshidratación: la pérdida significativa de agua en nuestro organismo puede provocar una cuadro de parestesia.
  • Insuficiencia circulatoria: ciertos trastornos circulatorios pueden afectar de forma transitoria (o bien permanente) a los nervios y por lo tanto provocar parestesia.
 

Causas de la parestesia crónica

Cuando los síntomas de la parestesia empiezan a aparecer de manera intermitente o de forma regular podría ser indicativo de un inconveniente más grave. En general, es signo de una enfermedad neurológica o bien de un daño de tipo traumático.

Por norma general, es usual que aparezca debido a una infección, inflamación, trauma o incluso al proceso anormal que afecte a los nervios. Es menos usual que aparezca asociada a trastornos que ponga bajo riesgo la vida del individuo, no obstante, puede suceder por el sufrimiento de trastornos cerebrovasculares y/o tumores.

  • Trastornos del sistema nervioso: es usual que esta nosología se presente asociada a perturbaciones tanto en el sistema nervioso y periférico.
    • Ictus, hemorragias intracerebrales, infartos lacunares, tumores cerebrales, trauma craneoencefálico, encefalitis, abscesos, estenosis lumbar, lupus sistémico eritematoso, esclerosis múltiple, mielitis transversa, punción lumbar, deficiencia vitamina b12, etcétera
    • Neuropatía periférica, neuropatía por tratamiento, síndrome del túnel carpiano, síndrome cutáneo femoral lateral, neuropatía femoral, síndrome túnel tarsal, ciática, hernia de disco, espondilosis cervical, parálisis por presión, trastorno de Charcot-Marie-Tooth, neuropatía amiloide, neuralgia, etcétera
  • Trastornos circulatorios: Se produce cuando el suministro sangre es deficiente y puede provocar tanto una parestesia transitoria como permanente. Entre ellos pueden deberse a síndromes arteriales, venosos o bien neurogénicos.
  • Trastornos metabólicos: los más conocidos pueden ser la diabetes, alcoholismo, hipoglucemia, hipotiroidismo, hipoparatiroidismo, menopausia, niveles anormales de calcio/potasio/sodio, uremia, amiloidosis, etcétera
  • Procesos infecciosos: Estos pueden ser: virus del herpes simple, virus herpes zosterm, aftas bucales, trastorno de Lyme, virus de inmunodeficiencia humana, malatía, sífilis, Síndrome Guillain-Barré, saña, etcétera
  • Déficits vitamínicos: b12, b1, b5, b6.
  • Otros factores: alcoholismo, consumo de tabaco, drogas de abuso, metales pesados, óxido nitroso, monóxido de carbono, etcétera

 

Pronóstico de las personas con parestesia

Los procesos transitorios acostumbran a desaparecer cuando se revierte la presión, si los síntomas perduran el tratamiento de los procesos crónicos implica el tratamiento de las patologias etiológicas que, será diferente para cada una de ellas.

Debido a que se trata de una patología que afecta al sistema nervioso hay un peligro de sufrimiento de dolor crónico, discapacidad, dificultad en la respiración, parálisis y en consecuencia, una mala calidad de vida.
 

Diagnóstico

La intervención terapéutica se centrará esencialmente en la identificación de la condición que causa la parestesia. La utilización de la historia clínica, examen físico y diferentes pruebas de laboratorio, van a ser esenciales para su determinación.

Además de esto, será crucial determinar si se trata de un proceso transitorio o bien crónico debido a las implicaciones que este último puede tener para la integridad del sistema nervioso del individuo.

Estas son preguntar que su medico seguramente le haga para diagnosticar la parestesia

  • ¿En qué lugar siente las molestias o adormecimiento?
  • ¿Cuando comenzó a percibirlas?
  • ¿Cuánto tiempo dura la sensación de hormigueo o adormecimiento?
  • ¿Realiza alguna actividad que la provoque?, como malas posturas, cruce de piernas, etc…
 

Tratamiento para la parestesia

La elección del tratamiento para esta dolencia dependerá en buena medida de la causa que la está provocando.

Si la parestesia es de tipo transitorio, van a ser útiles el uso de medidas que traten de restaurar la circulación a través del ejercicio, masajes, o bien estiramientos de la extremidad que se halla perjudicada. Estas acciones va a hacer que la sensación de hormigueo y adormecimiento desaparezca de forma progresiva.

En el caso de la presencia prolongada de la parestesia, cuándo se debe a causas patológicas secundarios, el tratamiento se orientará a lograr un alivio de los síntomas y posibles enfermedades enmascaradas. Ciertos profesionales aconsejan el uso de antinflamatorios como el ibuprofeno o bien la aspirina bajo prescripción facultativa cuando los síntomas son leves.

Para terminar

La parestesia se trata de una condición que puede afectar a miles y miles de personas a diario, en especial aquellas que desempeñan su trabajo sentados o bien que limitan su movilidad significativamente.

Además de esto, habitualmente la adopción de posturas anormales a lo largo del sueño puede ocasionar una perturbación de este y en consecuencia provocar sensaciones de falta de sueño o bien capítulos de sueño poco reparadores.

Cuando las sensaciones de adormecimiento y/o entumecimiento se presentan de forma prolongada es esencial que se pida una exploración médica en tanto que puede ser sugestivo de la presencia de una nosología neurológica que ponga bajo riesgo la vida de la persona.