¿Qué hacer cuando un niño tiene dificultades de aprendizaje?

Cada vez escuchamos con más el término “dificultades de aprendizaje”. Padres y maestros aseguran que sus hijos/alumnos no pueden siguen el ritmo del resto de la clase o que presentan dificultades para comprender las materias.

¿Qué debemos hacer cuando nos enfrentamos a una situación como esta?

En este artículo, mencionamos como podemos actuar desde el ámbito familiar y escolar.

Paso 1: Obtener un diagnostico de las dificultades que tenemos que trabajar.

Los problemas de aprendizaje se pueden trabajar con la estimulación adecuada a través de la intervención de un especialista, dicho esto, lo primero es que tenemos que hacer es obtener un diagnóstico para conocer con más detalle las dificultades con las que vamos a tener que lidiar.


Paso 2: Establecer pautas conjuntas (Padres/profesores/psicologo), en beneficio al niño.

Una vez obtenido podremos conocer las mejores pautas de actuación para trabajar con nuestro pequeño. Es muy importante que todas las personas implicadas en el caso colaboren entre ellas para seguir una línea de intervención conjunta, siempre en beneficio al niño.

Paso 3: Compresión por parte de la familia
La familia debe mostrarse comprensiva. El papel de los padres en casa es fundamental.
Deben comprender que su hijo tiene unas dificultades que provocan que no pueda aprender con la misma facilidad que otros compañeros de su misma edad. Los padres deben mostrarle su apoyo, en especial, en aquellos momentos que generan más estrés y frustración en sus hijos.

Es imprescindible que la familia informe al centro educativo sobre el diagnóstico del niño para que puedan utilizar todos los recursos de que dispongan para atender sus necesidades. Los docentes, deben motivar al niño para que vea el aprendizaje como algo positivo y no como una situación continua de frustración. Generalmente estos niños pueden necesitas ayuda en cosas tan sencillas como anotar en la agenda los deberes, por lo que los profesores deben desarrollar diferentes estrategias que puedan ayudar al niño a enfrentarse a ellas.

Un aspecto fundamental que debemos tener en cuenta es que tanto los padres como el niño, tengan toda la información y conocimiento sobre sus dificultades.