En este articulo relato una historia personal que puede ser común a muchas personas que se enfrenten a esta terapia, por eso este articulo personalmente me gusta bastante.

UNA HISTORIA PERSONAL

Will Strahl se acercó a mi puerta con un enorme maletín negro en la mano, la clase maleta que los ejecutivos usan en sus reuniones de empresa. Una vez dentro de mi sala de estar, abrio su meletin de ejecutivo y saco un ordenador portátil, un pequeño amplificador y una bolsa de plástico cerrada al vacio donde guardaba los electrodos con punta de acero inoxidable y un bote de gel conductor. Aplico el gel encima de mi frente y luego fue colocando los electrodos en mi cráneo y unos pequeños auriculares para mis oídos. Estaba a punto de jugar a un videojuego con mi cerebro.

 

EL NEUROFEEDBACK SE AYUDA DE UN VIDEOJUEGO PARA ENTRENAR NUESTRO CEREBRO.

En la pantalla aparecía un coche y yo lo conducía en primera persona, mientras lo hacia sonaba una agradable música que escuchaba por los cascos que me había colocado en mis oídos. Para mantener el vehículo en marcha tenia que mantenerme en calma y lo mas centrado posible en mi objetivo, en caso contrario una niebla invadía la pantalla deteniendo el coche y la música. Hubo un momento en que mis pensamientos se fueron a otra parte, me sentí incomodo al ver como mi vehículo se detenía y se cubría de una niebla gris que me hacia sentir angustiado, también veía como otros vehículos me adelantaban aunque el objetivo no era ganar ninguna carrera, solo mantenerme en continuo movimiento. Tras centrarme comencé a moverme y una sensación de bienestar me invadió.

Pilotando un avión enseñamos a nuestro cerebro: neurofeedback, una historia personal

Pilotando un avión enseñamos a nuestro cerebro: neurofeedback

Un paciente de neurofeedback aprende a controlar su actividad cerebral jugando a un vídeo juego en el que tiene que conducir un vehículo o volar un avión, el resultado produce el patrón de ondas cerebrales deseadas. Está es una técnica neurológica que se ha ejercido desde la década de 1960, y que las nuevas tecnologías han popularizado la su práctica.

El neurofeedback nos propone un sueño en la aplicación de nuevos tratamientos contra enfermedades que hasta el momento solo son tratadas a base de medicamentos que lo único que hacen es paliar síntomas, este entrenamiento cerebral es capaz de cambiar nuestras ondas cerebrales

Conduciendo un vehículo entrenamos nuestro cerebro. Neurofeedback, una historia personal

Conduciendo un vehículo entrenamos nuestro cerebro. Neurofeedback

y proporcionarnos salud.

Imagina, personas que sufran por déficit de atención con hiperactividad (Tdha), estrés, depresión, ansiedad, ira, problemas del sueño… simplemente tiene que sentarse en una silla

cómoda y volver a sincronizar su cerebro durante las sesiones que necesite para afinar sus ondas cerebrales.

¡¡ Fantástico !!, ¿Verdad?

 

COMO SE COMENZÓ A INVESTIGAR LA TÉCNICA DEL NEUROFEEDBACK.

Suena a charlatanería o como dicen los americanos parece cosa de rainmakers, pero no lo es. El Neurofeedback, muestra en tiempo real de la actividad cerebral y se utiliza para enseñar al cerebro a auto-regularse. Fue la NASA la que estaba preocupada por los astronautas al ver que tenían convulsiones provocadas por el combustible de cohete. Se pusieron en contacto con Barry Sterman, investigador de la escuela de medicina de Universidad de California, Los Ángeles, y le pidieron ayuda. Sterman descubrió que podría minimizar los efectos dañinos del combustible del cohete en gatos con una técnica que estaba investigando, era una forma rudimentaria de neurofeedback que él desarrolló.

 

COMO FUNCIONA EL NEUROFEEDBACK.

El neurofeedback funciona de una manera bastante simple: los electrodos son colocados a varias partes del cráneo y conectados a un ordenador con un software especifico que lee la actividad en esas regiones cerebrales y calcula la respuesta apropiada. Mediante videojuegos el cerebro es calibrado o reconectado según las ondas establecidas como correctas.
“Piensa en el neurofeedback como una especie de aprendizaje para el cerebro.”
Segun Ryan Kirk, psicólogo de Cincinnati y Presidente de la sociedad internacional de Neurofeedback e investigación. “Si le das la orden a un perro para que se siente, y le enseñas que para hacerlo tiene que flexionar sus patas traseras, dandole una galleta cada vez que lo consigues, aprenderá a hacerlo hasta el punto que lo haga sin obtener ningún premio, simplemente lo incluirá en su cerebro y lo hará propio. Con el neurofeedback se consigue lo mismo, recompensando a la gente para modificar sus ondas cerebrales.”

Mientras que la práctica del neuro-entrenamiento creció lentamente durante décadas después del trabajo inicial de Sterman, los últimos avances tecnológicos han permitido a más profesionales ofrecer los servicios con menos inversión. El Neurofeedback ha presentado resultados demostrables en cientos de pacientes en las últimas décadas. Robert Longo, un consejero de Lexington, Carolina del norte, en la Junta Directiva de la sociedad internacional de Neurofeedback e investigación, dice que es ahora cuando se esta aceptado y comprendiendo que es posible volver a cablear, calibrar o afinar el cerebro y que no es cosa de magia. “La idea de que nuestro cerebro es moldeable esta arraigando fuertemente en las comunidades científicas, las cuales están trabajando en ese sentido.”

 

Si quieres leer más sobre la historia del neurofeedback, pásate por por esta entrada.
Historia del Neurofeedback

Fuente: http://europe.newsweek.com/