Cómo ayudar a hacer los deberes en casa y evitar el bajo rendimiento escolar

A menudo los niños y niñas con TDAH dedican en casa mucho tiempo para estudiar y hacer los deberes sin obtener unos resultados satisfactorios. Con frecuencia manifiestan tanto ellos mismos como sus padres y madres, que no aprovechan el tiempo y se distraen con frecuencia, que al final se traduce en un bajo rendimiento escolar.
Con estas estrategias nos gustaría ofrecer unas orientaciones que faciliten la gestión del tiempo que hacen los niños y niñas y les permita aprovechar las tardes, de manera que además de estudiar y realizar los deberes, puedan encontrar un tiempo para dedicarse a otras actividades más lúdicas y placenteras.
 

1.

Organiza las tareas pendientes y los materiales

Este es el primer paso en el que los padres y madres deben ayudar a sus hijos. El objetivo es establecer las tareas que se van a realizar durante el tiempo dedicado al estudio.
Si tu hijo esta en primaria es muy posible que tenga anotaciones en la agenda, consultada todos los días ya que en ella suelen apuntar el listado de tareas pendientes (deberes o actividades no terminadas en el colegio).
Ademas de saber y organizar las tareas, tienes que preparar los materiales necesarios para realizarlas.
Ej: ejercicios de matemáticas (cuaderno y libro de texto), dibujo (láminas, cuaderno y pinturas), ejercicios de lengua (cuaderno y libro), conocimiento del medio (estudiar el examen de la unidad 3 y para ello necesito el libro y el resumen que realicé los días anteriores).
Una vez que tengamos definidas las tareas, las podemos ordenar de mayor a menor dificultad. Es preferible dejar las tareas más fáciles y atractivas para el final, cuando ya estamos más cansados.
 

2.

Planifica el tiempo dedicado al estudio

Estos pasos son válidos para cualquier niño, pero como hablamos de chicos con TDAH es importante estructurar y modular el tiempo que dedicamos haciendo pausas cada 20 minutos al principio.

Trabajo Descanso
20 min. 5 min.
20 min. 5 min.
20 min. 10 min.

La técnica de trabajo que usamos y que funciona muy bien con los niños, es la técnica “Pomodoro”:

La técnica consiste en dividir el tiempo de trabajo en periodos de 20-25 minutos (llamados pomodoros) separados por períodos breves de reposo.

Se organiza en cinco sencillos pasos que he adaptado para niños:

  1. Como ya hemos comentado antes, organizar las tareas peor priorizando las urgentes
  2. Poner en marcha el cronómetro en 20 minutos.
  3. Trabajar la tarea comenzada hasta que el reloj suene y anotar una X”
  4. Tomar un pausa breve (cinco minutos)
  5. La tercera pausa la tomaremos algo más larga (10 o 15 minutos)

 


 

Desarrollar un plan de trabajo para vencer el bajo rendimiento académico y fracaso escolar

  • Durante el tiempo de trabajo se deben evitar todas las distracciones, tanto internas como externas. Así por ejemplo el alumno debe evitar atender una llamada telefónica, mirar el correo electrónico o levantarse por cualquier motivo y debe permanecer centrado en la tarea dedicando el máximo de esfuerzo a la misma.
    Si el papá o la mama lo están ayudando con los deberes tampoco deben usar el móvil mientras están con el niño estudiando.
  • Las tareas realizadas se van tachando para visualizar claramente el trabajo realizado y el todavía pendiente.
  • En tiempo de trabajo no se puede realizar ninguna otra tarea nada más que la prevista de antemano, aunque si la terminamos antes de tiempo, podemos iniciar la siguiente. Por ejemplo, si he terminado los ejercicios de matemáticas puedo iniciar el dibujo.