Habitualmente cuando se habla de TDAH hay una tendencia a meditar que es un trastorno únicamente de la etapa infantil, pero también se puede identificar tdah en adultos. Es verdad que el comienzo acostumbra a generarse a edades tempranas, diferentes investigaciones muestran que, más o menos, una tercera parte de la población infantil que ha sufrido el trastorno cuando llega a la edad adulta ya no presenta suficientes síntomas diagnosticables, el resto (2 terceras partes) continua mostrando una sintomatología que, de no ser tratada, puede complicar enormemente su calidad de vida.

Como identificar TDAH en adultos

Debemos comprender que el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo. Esto, entre otras muchas cosas, implica que la cara perceptible del mismo irá cambiando conforme evoluciona la persona, si bien el inconveniente de fondo, el mal funcionamiento de las funciones ejecutivas, continuara existiendo. Lo más importante, habitualmente, es la progresiva desaparición de la “hiperactividad” causando una sensación interior de inquietud.

En la actualidad el DSM V (manual de referencia para la evaluación de los trastornos mentales), a pesar de que contempla la existencia del trastorno en adultos, no ha alterado fundamentalmente los criterios aunque, tan solo ha incluido ciertas matizaciones que hacen referencia a la población adulta.

No obstante, ciertos profesionales que han estudiado el TDAH (entre ellos Russell Barkley) estiman que las pautas del DSM fueron elaboradas pensando en la población infantil y no en la manera de identificar tdah en adultos. Por lo tanto las pruebas realizadas no son las más eficientes en el momento de identificar tdah en adultos, en tanto que están demasiado influidas por el contexto infantil (“a menudo corre o bien trepa en exceso”, “actúa impulsado tal y como si llevase un “motor”). Tras la realización de 2 estudios longitudinales (Milwaukee y UMASS) en los que se equiparó a personas adultas con TDAH con 2 grupos de control (uno de pacientes psiquiátricos y otro de la comunidad) se plantearon unos criterios alternativos que, por una parte, podían adecuarse mejor a las peculiaridades de la edad adulta y, por otro, podían establecer una distinción más precisa con otros trastornos psiquiátricos de dicha etapa.

Se tomaron como referencia los inconvenientes con las funciones ejecutivas y se desecharon los síntomas más relacionados con la motricidad puesto que dichos síntomas carecían de valor representativo en la edad adulta.
Personalmente creo que estos criterios son más útiles en tanto que son más concretos y son más fieles a la realidad en la que está inmersa una persona adulta. Con lo que es muy recomendable que se empleen de forma complementaria a los del DSM en la práctica clínica para personas adultas. Además de esto son de enorme utilidad para quien tiene sospechas de tener TDAH y desee efectuar una primera aproximación ya antes de asistir a un profesional clínico.

Identificar TDAH en adultos: Síntomas

Síntomas principales:

  • Distracción usual ante estímulos innecesarios.
  • Toma de resoluciones de forma impulsiva frecuentemente.
  • Frecuentes excusas para interrumpir actividades o bien sus propias conductas.
  • Hacer caso omiso a las instrucciones dadas para una tarea.
  • Reiterados fallos en los compromisos con el resto.
  • Inconvenientes para realizar acciones en el orden o bien secuencia apropiados.
  • Problemas en la conducción con el exceso de velocidad. (en el caso de no conducir se puede substituir por inconvenientes para participar en actividades de tiempo libre con calma).

Síntomas opcionales:

    • Inconvenientes para sostener la atención en el trabajo

.

  • Frecuentes problemas para organizar labores o bien actividades.

A fin de que haya un diagnóstico tienen que presentarse cuatro síntomas de los siete primordiales, o seis de nueve (incluyendo los síntomas opcionales).

Los síntomas tienen que estar presentes en la niñez o bien en la adolescencia. En el presente DSM se extiende la edad de comienzo a los doce años (antes era siete), no obstante Russell Barkley y otros especialistas estiman que los síntomas pueden llegar a iniciarse aun hasta los dieciseis.