Neurofeedback como tratamiento para el TDAH es probablemente la técnica más interesante y prometedora en uso hoy en día.

El objetivo del tratamiento con neurofeedback es enseñar a una persona a cambiar el funcionamiento de su cerebro, para que el paciente no se comporte como él que tiene TDAH. Eso significa que con neurofeedback su hijo podría enseñar a su cerebro que no tiene TDAH. ¿Le interesa saber como hacerlo?. ¡Bien!, ahora entremos más en profundidad.

Neurofeedback como tratamiento para el TDAH

Neurofeedback es un tipo de retroalimentación biológica que puede utilizarse para entrenar niños de TDAH para cambiar sus patrones de ondas cerebrales y que estas funcionen con normalidad. Utilizando un electroencefalograma para monitorizar las ondas cerebrales y un sistema de refuerzo positivo, los niños logran que sus cerebros se vuelvan más atentos. El resultado es que hay una reducción significativa en los síntomas del TDAH y mejoras en el comportamiento.

¿Cómo funciona el Neurofeedback?

Toda persona normal tiene cinco tipos principales de patrones de ondas cerebrales. Cada zona del cerebro tiene un patrón predominante que refleja el estado mental actual de las personas. Estos patrones pueden ser medidos y registrados por un electroencefalograma (EEG). El EEG puede utilizarse para hacer un mapa de la función mental de la persona.

 

Neurofeedback como tratamiento para el TDAH, ¡Funciona!

Neurofeedback como tratamiento para el TDAH, ¡Funciona!

Los cinco tipos de patrones de ondas cerebrales son:

Ondas beta: estas son las más rápidas. Cuando una persona está atenta, su cerebro tiene un montón de ondas beta.

Las ondas SMR: Estos son una subcategoría de beta. Estas frecuencia se producen en la corteza sensoriomotora cuando una persona está tranquilamente enfocada para prepararse para un desafío físico.

Ondas alfa: estas son más lentas que las beta. Estas son las frecuencia cerebrales que alcanzamos en estado de relajación.

Ondas theta: estas  son aún más lentas. Este es el patrón de frecuencia cerebral que una persona tiene cuando está soñando despierto o casi en el punto de quedarse dormido.

Ondas delta: son las más lentas. Estas frecuencias las tenemos con el sueño profundo.
Cuando un niño normal intenta leer o concentrarse, aumenta la cantidad de ondas beta en ciertas partes de su cerebro. Los niños TDAH no lo hacen. En lugar de aumento de la frecuencia beta, aumentan las theta. Eso significa que cuando otros niños se concentran más para completar una determinada tarea, los niños con TDAH les resulta imposible hacerlo.

¿Funciona el Neurofeedback como tratamiento para el TDAH?

Cuando un niño con TDAH realiza alguna tarea que requiere atención, en lugar de aumentar las ondas beta, a veces aumenta las ondas theta, es como pasarse el día soñando. Estos niños tienen lo que se conoce como una relación de alta theta/beta. Utilizando neurofeedback, se ha desarrollado una técnica para entrenar a los niños de TDAH para aumentar el cociente beta/theta.

 

TDHA, la falta de atención es un síntoma claro

TDHA, la falta de atención es un síntoma claro

 

Así es cómo funciona: sobre una serie de 40 o más sesiones de neurofeedback, los niños gradualmente aprenden a inhibir la producción del cerebro de ondas theta y aumentar la utilización de de ondas beta. Un gran número de niños y niñas puede aprender a realizar estos cambios. Los niños que aprenden a ajustar sus patrones de ondas cerebrales, demuestran una mejoría en la cognición y una reducción en el comportamiento y los síntomas del TDAH. Esta mejoría sintomática es similar a lo que vemos cuando los niños toman medicamentos estimulantes, sin embargo hay una diferencia significativa con estos.

Cuando los niños toman estimulantes, los efectos duran unas pocas horas y tras su efecto los síntomas del TDAH vuelven. Cuando los niños aprenden a controlar sus frecuencias cerebrales mediante el neurofeedback, la mejoría en los síntomas de TDAH no desaparece. El niño está mejor.

Lo diré otra vez de forma diferente. Cuando un niño termina su entrenamiento de neurofeedback y el tratamiento es acertado, tendrá una relación beta/theta normal y muchos o todos de sus síntomas de TDAH desaparecen. Esta mejoría es permanente. Se han realizado estudios de seguimiento durante más de una década y ha quedado demostrado que funciona el Neurofeedback como tratamiento del TDAH.

Esto significa que cuando el tratamiento concluye con éxito, probablemente funciona para toda la vida. Por lo tanto el  neurofeedback es un tratamiento muy importante. Ningún otro tratamiento consigue un cambio permanente.

Cuando los niños aprenden a controlar sus frecuencias cerebrales mediante el neurofeedback, la mejoría en los síntomas de TDAH no desaparece