Tdah es un trastorno psiquiátrico crónico con una afectación intelectual y psicomotora. Generalmente tiene un efecto negativo sobre la autoestima y está relacionado con la ansiedad y la depresión.

El tratamiento con fármacos es efectivo pero puede producir pérdida de apetito y estreñimiento.
Generalmente se inicia en la infancia y está muy relacionado con el fracaso escolar, entre un 2 y un 12% de la población infantil y adolescente tiene TDaH pero es más frecuente en hombres que en mujeres. El 80% de las causas es de origen genético y podemos dividir este trastorno en tres tipos:

  1. Trastorno por déficit de atención o Tda
  2. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad o Tdah
  3. Trastorno combinado, que es déficit de atención con hiperactividad e impulsividad

Tdah. Consejos para una correcta nutrición

  1. Los puntos clave de esta dieta son en primer lugar evitar bajadas de azúcares porque pueden provocar una mayor impulsividad, hiperactividad y falta de atención. Para ello es importante hacer un buen reparto de los hidratos de carbono en 5 comidas al día, también hay que evitar el consumo de azúcares simples sobre todo en forma de golosinas y refrescos, y potenciar el consumo de cereales integrales y legumbres
  2. Hay que tomar alimentos ricos en ciertos aminoácidos, estos son fenilalanina y tirosina que generalmente se encuentran disminuidos en el tdah, triptofano (Actúa en la la liberación serotonina, involucrado en la regulación del sueño) que ayuda a mantenerse distendido y a conciliar el sueño y metionina que ayuda a mejorar el rendimiento intelectual.
    Estos aminoácidos se encuentran principalmente en carne, pescado, huevos y lácteos. Puede haber una carencia de ácidos grasos esenciales que provoquen piel seca, eczema y asma. Para ellos es importante consumir nutrientes que intervengan en el metabolismo de las grasas como es el zinc y el magnesio.
  3. También hay que asegurar una dieta rica en fosfolipidos, presentes en legumbres, germen de cereales, frutos secos, yema de huevo, y consumir vitaminas antioxidantes como las vitaminas A, B y C. Todas las vitaminas del grupo B tienen especial relevancia, pero en especial la B1 que es precursora de neurotransmisores y la B6 que ayuda a mejorar la conducta. Estas vitaminas se encuentran en legumbres, cereales integrales, levadura de cerveza, pescado azul y frutos secos mayoritariamente.
  4. El calcio es un mineral que está involucrado en la producción y transmisión de impulsos nerviosos, por ellos importante hacer una dieta rica en calcio y en otros nutrientes que mejoran su asimilación, como es la vitamina D, la lactosa y la vitamina C.

Para ir terminando me gustaría recalcar la importancia de un tratamiento multidisciplinar que involucré médico, psicólogo y nutrición. Las personas con un trastorno de déficit de atención con hiperactividad suelen tener intolerancias personales que nos pueden provocar trastornos intestinales como diarrea, estreñimiento, gases y flatulencias.
 

En nuestra sección de – recursos – encontraras material para trabajar la atención, concentración, motricidad fina, etc… de forma gratuita.