Tdah, el trastorno de aprendizaje más frecuente

El tdah es un trastorno que se conoce por estas siglas y que significan trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se trata por tanto de un trastorno que tiene una base neurológica, es decir la base está en un mal funcionamiento del cerebro. Los niños y adultos que presentan este trastorno no son capaces de autorregular su conducta como el resto de las personas de su edad, nos encontramos con personas habitualmente que son muy inquietas, en algunos casos son niños que se mueven mucho, que se están levantando constantemente, pero no siempre es así y por eso muchas veces se cae en el error de decir o pensar que el niño no tiene tdah, porque es un niño que cuando juega está tranquilo, viendo la televisión también puede estarlo y esto sucede muchas veces cuando los niños con TDaH están haciendo algo que para ellos es muy motivador y muy atractivo, son capaces de concentrarse un tiempo con esa actividad.

Otra de las características de las personas con con TDaH es la dificultad que tienen para reflexionar antes de actuar, son muy impulsivas y la tercera característica es lo que se llama déficit de atención, es decir son personas que les cuesta estar concentrados en una misma cosa durante mucho rato sobre todo si son cosas que son aburridas, y que requieren un esfuerzo para seguir concentrado en esa tarea. Todas estas características llevan a unas consecuencias que muchas veces no se tienen en cuenta y que pueden repercutir incluso en la edad adulta.

El TDaH es de las primeras causas de fracaso escolar, por lo tanto hago hincapie en el titulo de este articulo, el Tdah, el trastorno de aprendizaje más frecuente. Detrás del fracaso escolar todos sabemos que va una inestabilidad laboral, familiar y mucho más riesgos de conductas desadaptativas. Además es muy frecuente que el TDaH no vaya solo, el TDaH va acompañado de otros problemas o de aprendizaje o incluso de conducta.
Si un niño con TDaH se diagnostica tempranamente, en la mayoría de los casos el trastorno puede funcionar muy bien. Hoy en día tenemos dos tipos de tratamiento, el tratamiento psicopedagógico y el tratamiento farmacológico. Siempre hay que poner los dos, aunque muchas veces el farmacológico puede esperar un tiempo, pero lo ideal y lo más habitual es que deban utilizarse conjuntamente los dos tratamientos. Los tratamientos son seguros y muy efectivos y pueden prevenir un futuro muy incierto que de otra manera tendrán las personas con TDaH.
 

En nuestra sección de – recursos – puedes encontrar material para trabajar la atención, concentración, motricidad fina, etc… todo de forma gratuita.