TDAH: trastornos del procesamiento del habla

El lenguaje es una función superior de nuestro cerebro. Es, por tanto, una adquisición específica de la especie humana, siendo su expresión más frecuente el lenguaje oral, si bien éste no es la única forma de manifestarse.
 

Si te gusta este articulo podrias ayudarnos a continuar con ellos si pinchas en la publicidad, siempre y cuando esta sea interesante para ti.

 
Podemos definir los trastornos del habla como las perturbaciones, anomalías, alteraciones o trastornos del lenguaje que complican, de forma persistente la comunicación lingüística, afectando no solo a aspectos lingüísticos (fonológicos, sintácticos o bien semánticos, tanto en el nivel de comprensión y decodificación como de expresión o producción-codificación), sino más bien intelectuales y de la personalidad, interfiriendo en las relaciones y rendimiento escolar, social y familiar de los individuos afectados.

Los trastornos del lenguaje representan un conjunto de problemas que son todavía poco comprendidos, poco diagnosticados y acostumbran a inducir a confusión puesto que no hay una conceptualización de los mismos aceptada por unanimidad.
Además de esto un mismo trastorno puede percibir diferentes nombres y suelen confundirse los inconvenientes del lenguaje con los del habla.

Aunque en cierta medida algunas perturbaciones del habla pueden ser normales hasta los 5 años de edad, de un 8 a 10 por ciento de los pequeños pueden presentar alguna alteración en el desarrollo lingüístico normal pudiendo producirse distintos tipos de trastornos del habla y del lenguaje, entre los que se hallan la disfemia (tartamudez), la taquifemia y la dislalia.

Asimismo podemos destacar que en los ambientes escolares, debido tal vez a un desconocimiento en profundidad del tema se tiende a atribuir a los pequeños con estos trastornos etiquetas como: “no se esmera en hablar”, “quiere llamar la atención”, “puede hacer más si se esfuerza…”.
 

Si te gusta este articulo podrias ayudarnos a continuar con ellos si pinchas en la publicidad, siempre y cuando esta sea interesante para ti.

 
La disfemia es un trastorno del habla que afecta a la fluidez oral y al ritmo. La disfemia afecta más o menos al 5 por cien de los niños de cinco años y al dos por cien de las niñas de la misma edad. La tartamudez (espasmogenia) es el principal síntoma de la disfemia (con lo que con frecuencia se usan como sinónimos); la discontinuidad verbal característica de la disfemia acostumbra a acompañarse de miedo a hablar y movimientos involuntarios que la convierten en un trastorno del habla y de la comunicación social.

La taquifemia causa una aceleración del habla; el niño habla de una manera precipitada y exageradamente veloz, suprimiendo sonidos y sílabas (“se come las palabras”) y generando muchos errores. Se dan casos de taquifemia entre el 1 por cien y el 1,5 por ciento de los niños de siete años.

La dislalia consiste en la producción de fallos en la articulación de sonidos que no resultan normales para la fase de desarrollo. Cerca del 7 por cien de los pequeños de 5 años y del dos por ciento de las pequeñas de la misma edad padecen una dislalia notoria.
Por otro lado, cuando se da un trastorno del lenguaje, la evolución y comprensión del mismo no se desarrolla de acuerdo con la edad. También ciertas enfermedades físicas, singularmente del sistema nervioso, pueden retrasar el desarrollo lingüístico normal o bien disminuir una capacidad lingüística ya aprendida. Por lo tanto, los trastornos del lenguaje pueden asimismo formar parte de un cuadro clínico complejo y poco usual.

Para charlar adecuadamente es necesaria la coordinación de áreas motoras y sensoriales del cerebro, vinculadas con el aparato fonador, la voz y con el lenguaje. Los trastornos del habla pueden estar relacionados con problemas como la articulación de los sonidos o bien con la alteración en la fluidez verbal. Entre los primeros están las dislalias (perturbaciones en la articulación de los sonidos), el retardo del habla o las disartrias (trastornos en la pronunciación); entre los segundos se encuentra la disfemia o bien trastorno en la fluidez verbal y el ritmo.

TDAH: trastornos del procesamiento del habla, es más frecuente en niños con TDAH

Los pequeños con TDAH tienen con más frecuencia trastornos en el procesamiento del habla -entendiendo este término en un sentido general que comprendería todas las habilidades implicadas en percibir y producir el habla, tanto cognitivas como periféricas. Estas dificultades en el procesamiento del habla pueden tener un grado de severidad variable: desde ligeros inconvenientes de articulación hasta un habla ininteligible. Es frecuente observar pequeños con TDAH que sostienen procesos de simplificación de habla hasta edades muy avanzadas -ocho o bien 9 años- que se solventan ya antes de los 5 años en el desarrollo normal.

Otro aspecto en el que se ha señalado cierta inmadurez en los pequeños con TDAH es en el desarrollo de las habilidades metafonológicas -habilidades que implican el manejo consciente de los segmentos sonoros que integran las palabras-. Es necesario distinguir con claridad entre habilidades fonológicas y habilidades metafonológicas.
Las habilidades fonológicas suponen el empleo eficaz del sistema fonológico de una lengua -comprender y que nos entiendan cuando hablamos- al tiempo que las habilidades metafonológicas implican reflexionar conscientemente sobre tal sistema. Por esta razón podemos hallar niños que aunque hablan adecuadamente -sin inconvenientes en la percepción y producción del habla- tienen dificultades metafonológicas.

Por lo tanto, en cuanto al desempeño en labores metafonológicas, podríamos distinguir dos conjuntos de pequeños con TDAH:

1. Aquellos que tienen contrariedades metafonológicas per se y aquellos que, teniendo suficientes habilidades metafonológicas, tienen un rendimiento muy pobre en este tipo de labores por las peculiaridades cognitivas del TDAH. Muchos de los primeros han tenido inconvenientes en la adquisición del lenguaje y a esto suman las dificultades propias del TDAH.

2. El segundo conjunto también tiene un riesgo de contrariedades en el aprendizaje del lenguaje escrito, puesto que del mismo modo pueden fallar en las tareas de análisis y síntesis fonológica que implican los procesos de escritura y lectura (Ygual, dos mil doce).
Tener buenas habilidades metafonológicas es un prerrequisito esencial para realizar un aprendizaje adecuado de la lectura y de la escritura. Por ende, no tener buenas habilidades metafonológicas supone un riesgo de contrariedades de aprendizaje en este dominio.

En resumen, cuando se valoran en niños con TDAH el campo del lenguaje y sus formas, es preciso observar esmeradamente su ejecución con el objetivo de poder determinar mejor cuáles son los posibles factores implicados en su pobre rendimiento, puesto que esto podría tener implicaciones clínicas motivando líneas de intervención distintas.
 

Videos que ayudan a comprender que es el TDAH y ejercicios para trabajar la tartamudez o disfemia

 

TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad)

Si has llegado hasta aquí estoy seguro que ya sabes lo que es el TDAH, de todas formas os dejo este video que lo explica muy bien.

Ejercicios y técnicas para el tratamiento de la tartamudez o disfemia

Aquí tienes ejercicios para la tartamudez.

4 ejercicios que ayudan a superar la tartamudez de bloqueo.

Tratamiento de la disfemia