TDAH y los problemas con dislexia

La dislexia se trata de una dificultad particular para identificar, entender y reproducir los símbolos escritos, lo que acarrea un trastorno profundo del aprendizaje de la lectura, de la ortografía, del entendimiento de los textos y de la adquisición de conocimientos en la escuela.

La perspectiva neurobiológica entiende que la dislexia es un síndrome neuropsicológico cuya causa principal debe relacionarse con una disfunción en determinadas áreas cerebrales, bien por inmadurez, por un trastorno en la neurotransmisión e inclusive, en determinados casos, por alteraciones estructurales del cerebro. El resultado final es una complejidad para el aprendizaje de la lectoescritura y la primordial causa del fracaso escolar en un niño, que por lo demás es normal en todas las facetas de su vida.

TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un cinco y un 10 por ciento de la población infantil, llegando inclusive a la edad adulta en el sesenta por ciento de los casos. Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la carencia de control de impulsos. La opinión actual sobre la etiología del trastorno se centra en un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales en que se apoyan la inhibición y el autocontrol, funciones vitales para la realización de cualquier labor.
 

El estudio de las causas de la dislexia lleva a la conclusión de que siendo muchas las posibles causas del síndrome, pueden ser también muchas las características o síntomas a través de los cuáles se manifiesta, por ello vamos a plantear una distinción entre los síntomas que podemos extraer de la conducta de los niños y los síntomas que podemos localizar en el ámbito escolar.
 

TDAH y los problemas con Dislexia: “Síntomas conductuales”

Podríamos referirnos a que podemos hallar muchas características afines en niños con el trastorno debido, por servirnos de un ejemplo, a la presión a la que están sometidos en el aula. Un rasgo que aparece como bastante común en los disléxicos es la ansiedad, ya sea como un auténtico problema que experimentan o por el hecho de que tratan de disfrazar sus contrariedades por medio de mecanismos de compensación. Estas circunstancias pueden dar lugar a comportamientos de terquedad, recesivos y a sentimientos de inseguridad y autoestima baja, a alteraciones del sueño y contrariedades digestivas y alérgicas.

La ansiedad que muy frecuentemente experimentan los niños disléxicos le puede llevar a ser confundidos con posibles casos de TDAH, como ocurre con la baja autoestima que experimentan, dificultades en la nutrición y en el sueño, etc.

Como resultados de las deficiencias perceptivas y de las contrariedades en el aprendizaje de materias que requieren lectura y escritura, como el fracaso escolar que a veces padecen, los disléxicos se distraen con sencillez, muestran desinterés por el estudio, a veces muestran altos índices de fatigabilidad y en ocasiones desajuste emocional.

TDAH y los problemas con Dislexia: “Síntomas escolares”

DESCARGA MATERIALDescarga ejercicios para trabajar la Dislexia
Si este artículo te resulta interesante, puedes pulsar en la publicidad que tenemos para ayudarnos a continuar publicando. ¡Hazlo si los anuncios son de tu interés!.

 
Esencialmente los síntomas escolares se manifiestan en la lectura, la escritura, en el cálculo y en el lenguaje oral.
Las peculiaridades más comunes en la lectura del niño disléxico se relacionan con la lentitud, la falta de ritmo, la pérdida de renglón, confusiones y mezcla de sonido.

Veamos algunos ejemplos:

  • La lectura taquiléxica es una lectura excesivamente rápida en la que el niño inventa palabras o bien oraciones desde la poca información que capta del texto.
  • Por su parte, la lectura bradiléxica es exageradamente lenta, tarda tanto en analizar las palabras que se pierde la entendimiento del contenido y tiene a aparecer más en la lectura en voz alta que en la lectura en voz baja.
  • La lectura disrítmica es una combinación de las anteriores, donde el pupilo comienza a leer muy rápido y va disminuyendo poquito a poco el ritmo, por lo que pierde el nivel de entendimiento del texto.
  • Cuando el alumno reproduce de memoria lo aprendido no lee, y se llama lectura mnésica o bien pseudolectura.
  • En ciertas ocasiones se da lo que se denomina lectura imaginativa, en la que el pequeño inventa el texto desde las primeras palabras del mismo.
  • Cuando se genera una lectura silábica va acompañada por norma general de omisiones, errores y evidentemente pérdida de significado.
  • Asimismo son usuales las sustituciones semánticas, que consisten en substituir un vocablo por otro homónimo o del mismo campo semántico.

 
Por su lado, en la escritura están implicados la psicomotricidad, la percepción, la orientación espacio/temporal y la memoria visual y auditiva. Los síntomas más propios en la escritura son:

  • La confusión en grafemas simétricos (d/b, p/q, etcétera puede estar ocasionada por una tendencia a la inversión, por deficiencias en recordar la grafía o en identificar los grafemas. También es relevante el aprendizaje apurado de la lectura y de la escritura.
  • Siguiendo la línea precedente encontramos la confusión por rotación (u/n, f/t, etcétera debido a causas semejantes a las precedentes.
  • Dificultades como una atención deficiente o bien una inseguridad en las nociones de cantidad llevan a que se produzcan confusiones por la cantidad o bien adicción (n/m, l/ll, etcétera
  • La escritura en espéculo es característica cuando ocurren inversiones de sílabas sistemáticamente y estructurada.
  • Cuando ocurre una omisión de grafemas vocálicos y consonánticos pueden aparecer en cualquier tramo de la palabra y su causa puede ser un inconveniente de atención, dislalias, etcétera
  • También pueden darse omisiones de sílabas o palabras.
  • Podemos localizar agregados o introducción de fonemas (palatanos por plátanos) como consecuencia de tratamientos logopédicos inapropiados o un aprendizaje de la lectura inacabado.
  • También es muy característica la mezcla de mayúsculas y minúsculas.

Aparte de todas estas características propias, en los niños disléxicos encontramos una caligrafía irregular y poco elaborada, ortografía deficiente, pobreza en la expresión, ausencia de márgenes, líneas ascendentes y descendentes, etcétera.

En ciertas características descritas previamente, se ha nombrado la carencia de atención como posible causa de su aparición, otro hecho más que nos lleva a una posible confusión.

Los síntomas que se dan en el lenguaje y que se pueden considerar indicadores primarios de probables dislexias son:

  • Dislalias o bien inconvenientes articulatorios: omisiones, confusiones, inversiones, etc.
  • Deficiencias en la elaboración y en la estructuración de las oraciones.
  • Pobreza de léxico y en la comunicación.
  • Comprensión verbal baja con relación a sus capacidades cognitivas.

Es muy importante que se haga un correcto diagnóstico diferencial para poder dar el tratamiento más adecuado en función del trastorno que tengamos entre manos. Los pequeños con inconvenientes académicos de lecto-escritura, cálculo, comprensión, etc. a menudo son confundidos con pequeños con déficit de atención, en tanto que las contrariedades y errores académicos de estos pequeños concurren a veces con las dificultades que se aprecian en los sujetos con TDAH, y es por ende preciso efectuar evaluaciones específicas y pruebas diferenciales.
 

Dislexia y TDAH

La dislexia tiene síntomas que se pueden confundir con TDAH. Es muy importante un diagnóstico diferencial