TDAH y los trastornos específicos del aprendizaje

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un cinco y un diez por cien de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el sesenta por cien de los casos. Está caracterizado por una complejidad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como rutinarias y unido a la carencia de control de impulsos.

En 1988 el National Joint Commitee on Learning Disabilities (NJCLD) establece que las dificultades de aprendizaje (DDAA) es un término genérico referido a un conjunto homogéneo de desórdenes que se manifiestan como dificultades significativas en la adquisición y uso de habilidades de oír, charlar, leer, redactar, razonar y capacidades matemáticas. Estos desórdenes son intrínsecos al individuo y se cree que son debidos a disfunciones del sistema nervioso, pudiéndose presentar a lo largo del ciclo de vida. Los problemas en conductas autorreguladas, percepción social e interacción social, pueden existir con las dificultades en el aprendizaje.
 

Nos ayudarías mucho a seguir aportando contenido de calidad si visitas la publicidad, siempre que sea de tu interés.

 
En la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), el DSM-V, se establece el término de trastorno de aprendizaje y se diferencian tres categorías que éste puede contener:

Categorías del trastorno de aprendizaje

Según la última revisión del DSM-V

  • Dislexia: Dificultades en la lectura
  • Disgrafía: Contrariedades en la expresión escrita
  • Discalculia: Dificultades en las matemáticas.

De forma frecuente el TDAH y los trastornos específicos del aprendizaje acostumbran a presentarse de forma comórbida (asociada). Aunque no existe acuerdo sobre las causas de la relación entre ambos; todos los autores coinciden en que las dificultades específicas de cada trastorno favorecen el desarrollo del otro.
 

Tdah: Modelo de déficit múltiple

Hoy día, el modelo de déficit múltiple, procurará dar explicación a dicha comorbilidad atendiendo a la relación de diferentes peculiaridades comunes entre los dos trastornos: disfunción ejecutiva de la memoria de trabajo, control inhibitorio y una baja velocidad de procesamiento, implicación de zonas cerebrales comunes en ambos trastornos y la existencia de genes implicados en su aparición.

Las DDAA (dificultades del aprendizaje), representan una de las primordiales comorbilidades del TDAH; de tal modo que, aproximadamente un 20 por ciento de los pacientes con TDAH tienen asociado un trastorno del aprendizaje. Además, ambos trastornos son causa frecuente de bajo rendimiento escolar, en consecuencia deberá realizarse un adecuado diagnóstico diferencial.

Por servirnos de un ejemplo, en el caso de la dislexia (el trastorno del aprendizaje más prevalente y mejor estudiado), un treinta y tres por cien de los niños con dislexia presentan también TDAH.

El tratamiento del TDAH debe proponerse desde un enfoque multidisciplinar y multimodal. Debido al impacto que tiene el trastorno sobre las diferentes áreas de la vida del perjudicado, es preciso atender y también intervenir sobre los aspectos cognitivos, conductuales, educativos, cariñosos, familiares y sociales. Por este motivo, va a haber que llevar a cabo intervenciones a nivel psicológico, psicopedagógico, farmacológico (si fuere el caso) y familiar.

En lo que se refiere a los trastornos de aprendizaje, en nuestros días el peso recae sobre las intervenciones psicopedagógicas con programas de reeducación para progresar la lecto-escritura y/o desarrollo de estrategias compensatorias para avanzar en los aprendizajes. Pero numerosos estudios han demostrado que el tratamiento farmacológico con estimulantes funciona de manera muy positiva sobre los niños que presentan trastornos del aprendizaje y TDAH de forma comórbida, mejorando los procesos cognitivos afectados, sobretodo en el caso de la dislexia.