¿Cómo podemos compensar el déficit de atención?

El déficit de atención puede ser un gran obstaculo en tu vida, porque interfiere mucho en tu funcionamiento. Muchas veces impide que hagas cosas que sabes y quieres hacer. Para poder compensar ese déficit atencional, te comento algunos trucos que pueden ayudarte a hacer mejor aquellas cosas que quieres.

Motívate para levantarte por la mañana
Algunos días te cuesta mucho levantarte. A esa hora de la mañana sueles tener hambre. Piensa en un buen desayuno y en cómo lo vas a preparar. Eso te sacará de la cama antes.

¿Te olvidas tomar las pastillas?, Usa un pastillero
Algunas veces olvidas tomar la medicación, a mi me ocurre con frecuencia. Otras no sabes seguro si la has tomado. Recién levantado, sin la ayuda de la medicación (si la tomas) estás más despistado. Usar un pastillero semanal y dejarlo en un sitio visible (junto al desayuno, encima de la mesa donde lo tomas, sobre el bote de cacao que usas en el desayuno, etc.), te ayuda a recordar que debes tomar la medicación y también a saber si ya la has tomado.

Activa tu cuerpo, haz deporte
El ejercicio físico mejora mucho la atención sostenida. Aunque pierdas algo de tiempo de estudio, dedicar una hora tres veces por semana a hacer ejercicio mejorará tus funciones ejecutivas.
 

La publicidad en esta página paga los gastos de alojamiento, actualización web y redacción,
¿Nos ayudas con un clic?

 

Prepara esquemas todos los días
Cada día, cuando te sientes a estudiar por la tarde (aunque no tengas examen) haz esquemas de lo que has aprendido en el colegio. Resalta con colores los diferentes apartados según su importancia. Cuando tengas que prepararte el examen estudia sobre el esquema. Te será mucho más fácil memorizarlo.

Si tienes que estudiar, hazlo en voz alta
Cuando la información llega al cerebro por el oído se fija en la memoria más fácilmente que cuando sólo la lees.

No dejes tareas para más tarde, Luego es nunca
Sabes que aplazar la ejecución de las tareas con frecuencia supone que se quedan sin hacer. Repitete a ti mismo “luego es nunca”.

Deja el móvil en su sitio
Debes ser “dueño y señor” del móvil y no al revés. Sabes que interrumpe la concentración cuando estudias. También te roba tiempo de sueño cuando te lo llevas a la cama. El esfuerzo de apagarlo o silenciarlo (aunque no es fácil), te dará muchas ventajas.

Utiliza check-lists
Como hacen los pilotos cada vez que despegan o aterrizan, con las tareas rutinarias ¡y eso que las hacen varias veces todos los días! No te fíes de tu memoria. Haz una lista de tareas para salir de casa por la mañana (material que debes meter en la cartera, almuerzo, recoger la habitación, cepillar los dientes, llevar la ropa sucia a su sitio -si te has cambiado-, coger las llaves), y otra para antes de acostarte. Ponlas en sitios visibles y compruébalas cada día, como si fuera la primera vez.

Si eres como yo y usas el móvil para absolutamente todo en tu vida diaria, aquí te dejo el enlace a una app para android que es estupenda para los check-list, es muy simple pero hace muy bien lo que tiene que hacer, ayudarnos con nuestra organización:

App que nos ayudará a crear check list

App que nos ayudará a crear check list

 

Acepta la ayuda de tus padres o amigos
Igual que los famosos y poderosos llevan guardaespaldas que discretamente velan por su seguridad, tú necesitas que tus padres supervisen tus tareas. Deben dejarte hacer, pero también ayudarte a terminar lo inacabado o empezar lo demorado. No te lo tomes mal. Acepta que tu déficit de atención a veces te impide hacer lo que quieres. Tus “guardaespaldas” te ayudan a conseguirlo.